Fundamentalmente existen dos tipos de neuralgias: las neuralgias episódicas y lasneuralgias continuas. Habitualmente existe la creencia de que los pacientes con neuralgias faciales y bucales padecen siempre dolores breves (segundos de duración), de tipo eléctrico y/o punzante, y de elevada intensidad. A este tipo de neuralgia se la llama neuralgia del trigémino.

Existe también otro tipo de neuralgias en la zona facial y bucal que provocan a diferencia de la neuralgia del trigémino un dolor constante o casi constante, y de intensidad inferior (el dolor suele ser de menor intensidad a primera hora de la mañana y empeora a lo largo del día). Los pacientes suelen describir habitualmente este tipo de dolor como opresivo (como una pesadez), y/o quemante. En algunos casos estos pacientes pueden presentar además alteraciones de la sensibilidad (hormigueo, sensación de acorchamiento) en la zona dolorosa. Algunos ejemplos de neuralgias continuas son la anestesia dolorosa (dolor en una zona que se nota anestesiada), el dolor facial atípico, y el síndrome de boca ardiente (quemazón inexplicable en toda la boca).

Es importante mencionar que en algunas ocasiones los pacientes pueden padecer ambos tipos de neuralgias simultáneamente. Esto es relativamente frecuente en aquellas neuralgias causadas por lesiones de un nervio durante procedimientos quirúrgicos (ej. lesión del nervio dentario durante la extracción de la muela de juicio).